Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

domingo, 13 de agosto de 2017

Ford Taunus GXL (1974) - Autos Inolvidables Argentinos



Lejos de toda erudición, se puede definir el Taunus como el Ford que no era el Falcon... Y luego como el Ford que no fué el Sierra.

Es que Ford siguió cumpliendo con la tarea obvia de ofrecer nuevos productos década tras década pero cuando hablaba el mercado los planes de la fábrica no salían tan lineales.
En los 70s Ford presentó el Taunus en Argentina, compacto, ágil, moderno, robusto... Pero seguía vendiendo el Falcon que tenía un interesante reestyling y seguía siendo su caballito de batalla.
El Taunus debería esperar un poco más, incluso llegó una nueva generación del mismo, un sedán de líneas firmes, un cuatro puertas con baúl hecho y derecho... Y si bien en el principio de los 80s venía bien poco le duró ya que apareció el Sierra.


No es el primer Ford que corrió la suerte de ser segundón en su propia casa, hay otro, el Fairlane, ese sí se las vió complicadas.
En la actualidad y con el diario de ayer en la mano, como se suele decir, es fácil distinguir la aceptación de cada modelo de Ford, señalar errores y posibles soluciones. Pero lo interesante aquí es detenerse en el Taunus.
Ver el Taunus en todo su esplendor hace pensar en que el modelo no estaba pensado para ser segundón del Falcon: era su reemplazo.
Equipado con motores de dos litros y 2.3 litros, dimensiones mas racionales y un comportamiento que lo dejaba bien parado en ruta y ciudad era todo lo que necesitaba cualquiera que tuviera el dinero para comprarlo.


Caja al piso de cuatro marchas, interiores con detalles en madera, butacas perfectas... Cada detalle del Taunus rompía con todo lo que venía ofreciendo Ford: Desde el picaporte de la puerta en adelante era todo nuevo.
Nadie en su sano juicio pensaría que la gente abrazaría un auto con caja de tercera al volante como el Falcon.
No hubo vuelta de página, muchas veces se habla de que las automotrices no incorporaban nuevos productos y extendían la vida de modelos viejos... Pues en éste caso fué el mercado el que dijo todavía no, debe seguir el Falcon.


Vamos al modelo.

El que espera desespera y en muchos casos la desesperación lleva a comprarse un Taunus de Neo Scale Models mucho más oneroso.
Es que Neo ofrece un Taunus de excelente factura atento a todo detalle, más de una vez estuve en planes de adquirir uno pero decantaba por algún otro modelo.
Verlo reproducido de forma masiva y a costo contenido me hace pensar en mi suerte aunque no hay mucha magia al respecto: el costo contenido lleva de la mano acabados más pobres.
Por eso el Taunus de Neo quizá siga en planes de algún amante de éste auto. Para otros, como uno, se torna suficiente este modelo.


Modelísticamente hablando, el Taunus es un dolor de cabeza, ya desde la parrilla delantera supone formas poco convencionales para cualquier auto, no es plana, tiene un morro al centro, dos lineas metálicas que la cruzan, insignia al medio, marco cromado y cuatro luces con sus respectivos marcos cromados... Ensamblar, pintar, detallar... El porcentaje de errores en su construcción se dispara al infinito.


Por eso frente a un macro resulta un poco deslucida pero pueden creer que no hay forma de mejorar algún detalle con la mano, son décimas de milímetro, lo que significa que mirando el modelo en la mano luce realmente bien.


Los guiños delanteros son los que se llevan la mala nota, lucen como si fueran de otro auto frente a un paragolpes que se ajusta a decencia y no ofrece vicios.


Ahí debería decir "2300" atento a la cilindrada del motor, mis ojos no tienen la capacidad de verlo y la cámara tampoco.


Las transparencias mejoraron mucho, limpias, sin rayones ni marcas, tampoco aceitosas, un vistazo a la parte trasera nos da un Taunus bastante completo.
Una vez más los detalles parecen mostrar los límites de lo posible: Se lee "FORD" perfectamente pero las líneas negras arriba y abajo del aplique cromado no lucen del todo bien.
Otro probelma de ensamble hace que las ópicas trasera luzcan un tanto inclinadas hacia arriba, quizá un milímetro o menos pero en esta escala se nota.
Los paragolpes igual que los delanteros son francos e irreprochables.


Las tampografías a la orden del día: el logo de Taunus y de GXL lucen muy bien igual que la de FORD en el morro del capot como se ve en fotos anteriores.


El techo vinílico es un legado del modelo de la Coupé Chevy que vimos notas atrás, misma receta para que luzca igual de bien.


Espejo retrovisor correcto, busca las formas del original que era casi rectangular, picaportes pintados justificados por el bajo costo del modelo.


Una buena, los espesores de los limpiaparabrisas son más delgados y al menos en el modelo presente vinieron bien ubicados.


Le dieron existencia a la antena de la radio, es sólo una protuberancia pintada pero es un detalle que generalmente se pasa por alto.
También se puede ver la matriz de la carrocería cumpliendo muy bien con los detalles de la parrilla de ventilación bajo el parabrisas y la forma curva en que terminan los guardabarros.


Las llantas lucen bien como las trae el modelo, el juego de sombras hace que no se aprecie que estan pintadas únicamente de color gris, con un detallado correcto en negro (no muy minucioso) lucen bien desde cualquier ángulo.

Los interiores cumplen, si bien son completamente negros sus formas son muy correctas, fotografiarlos resulta una tarea un tanto ingrata con resultados poco útiles. El Taunus venía con un tapizado negro y ese tono predominaba en su interior salvando los detalles en madera, por eso el auto luce muy bien sin modificarlo.

No se hizo en definitiva una biografía del Taunus ya que abundan en internet, fué preferible centrarse en el modelo, específicamente en el modelo nuevo que muchos deben tener en su mano...


Magníficent Ford Taunus GXL!

domingo, 23 de julio de 2017

Volkswagen Gacel GL (1983) - Autos Inolvidables Argentinos


Un Volkswagen siempre es bienvenido, poco importa que tenga defectos por que un Volkswagen a escala responde a cuestiones de escasez mas que de excelencia.
Volkswagen por muchos años hizo diferencias en sus líneas de productos según en que mercado participe, es decir, lo que ofrecía en Europa no era lo que ofrecía en América.
Si quiere hilar más fino, variaba sus productos entre un país y otro aún siendo limítrofes como Argentina y Brasil.

Volkswagen en Argentina ingresó continuando la producción del Dodge 1500, así los últimos Dodges cerca del pasaruedas delantero lucían una insignia "hecho por VW" y el escudo de la marca.
El Dodge 1500 a esa altura era una pequeño crisol de marcas: Derivado del Hillman inglés, Llamado Dodge ya que la compañía norteamericana lo ofrecía como producto y al final adquiriendo un aire alemán cuando pasó a manos de VW.
Aquél 1500 fué modernizado y renombrado VW 1500, la marca los ofrecía junto a la combi: Una oferta limitada y para nada novedosa.

Así la llegada del Gacel fue una bocanada de aire fresco, no sólo para la marca sino para el parque automotor local ya vicioso de tecnologías setentosas.
Un mediano perfecto, tamaño adecuado, volúmenes repartidos con criterio y un motor eficiente, el auto en su conjunto era noble, robusto y sin vicios, la carta de presentación perfecta para una marca que hasta el momento siempre figuraba de una manera tímida en el gusto argentino.


Pero no bastó con hechar mano al bien ganado prestigio de VW en el mundo, también se buscó la marca de los anillos (hasta el día de hoy). Audi prestó mucha imagen, uno recorría el auto con la mirada y encontraba los cuatros círculos en un sin fín de componentes, no bastaba con generar calidad, había que demostrarla y justificar el precio.


Tuvo participaciones deportivas en rally y pista, tuvo uso intensivo como taxi y flotas de empresas o entidades gubernamentales, tuvo que ir de vacaciones con la familia... Lo hizo todo... "Por que es Volkswagen y tiene con que..." como decía la publicidad con la voz de Ernesto Frith:




Ahora si uno no tenía la elocuencia y contundencia para hablar como Ernesto Frith, se tenía que callar la boca, agarrar los australes que tenía a mano y suscribirse al Plan de Ahorro Previo.

Que es lo primero que se le viene a la mente cuando lo ve? Líneas rectas, angulos filosos y hasta vidrios planos! Lo que se dice un auto de los "cuadrados"
Hoy existe toda una subcultura, una casta de tuercas principalmente cariocas que veneran esta generación de vehículos de VW.
Nosotros tuvimos el Gacel, luego el Senda y la primera generacion del VW GOL junto al utilitario Saveiro. Ellos también, pero además suman versiones como la Parati y a otras desconocidas por estas latitudes.
Aquí y allá ya todos estos autos dejaron de fabricarse hace tiempo pero el rescate emotivo y la veneración por los mismos no se agota. Así encontré el "Club VW Quadrados" y tantos más por el estilo que nuclean muchos seguidores amantes de estos angulosos Volkswagen.


Hagamos patria, hablemos del modelo.

 Al final es por lo que viene la gente, el modelo. Lo primero que hay que decir es que lo fabrica PCT, no es muy conocida pero es la misma firma que hizo los VW Gol para la colección brasileña de autos.
Ya tuvimos contactos con los mismos y siguen su forma de trabajar al pié de la letra.
Principalmente en la forma de trabajar con los cristales en 3 piezas remachadas al recho y que se ven como pétalos de flor cuando uno abre el modelo.
Ese sistema por un lado permite que los cristales entren mejor dentro de las puertas pero no tienen un remate feliz en su base, siempre queda una luz entre la puerta y el cristal que le da un aspecto antinatural, si alguno me lee de PCT... Por que no remachan los cristales laterales a las puertas? Si queda una luz en la parte superior al menos pasa como un vidrio bajo.


El cristal trasero sufre de igual modo, el método y la ambición es digna de elogio pero los resultados juegan en contra para fines fotográficos como el presente.
Los dibujos de los neumáticos son futuristas, en el año 1983 no se estilaba ese tipo de radiales, menos para vehículos de este porte. Igual no se enoje, si esta leyendo con su VW Gacel en la mano no va a poder ver el mismo... Pasa... Igual que el defecto de encastre en los cristales, hay que tener MUY buena vista para alcanzar a verlos... O una lupa.


Los paragolpes plásticos si bien son maleables tienen persistencia y autodeterminación para adoptar su posición. En otras palabras significa que por más que los acomode con el dedo vuelven a su torcida posición original.
La tapa del tanque de combustible es cumplidora y gusta.
Hay que sacarse el sombrero con los picaportes, si se considera su simpleza (son sólo una muesca en la matriz) reproducen los originales de manera asombrosa: la parte del el chapón de la puerta que se unde con el manijón negro arriba... Excelente.


Caño de escape recto sin silenciador a la vista, correcto aunque un tanto morrudo, aquí detallado en gris, si se lo deja negro ni se nota... una vez más pasa...



Lo que no pasa es la matrícula. Las matrículas negras eran de una letra seguida de seis dígitos.
El recurso de poner un número bajo la letra era cuando se llegaba a siete dígitos, es decir, cuando se llegaba al millón.
Ahora sabemos que se puede poner un número bajo la letra cuando al chino le dan patentes cortas para armar un Gacel a escala por ejemplo.
Si van a buscar al chino se los puede decir: "Patente corta" y "Así funcionan la matrículas negras cuando se quedan sin espacio".
En dos segundos el chino le tira la culpa a otro y demuestra conocimiento, la magia de la producción en masa!


Las tampos estan muy lindas, nótese que el GL al lado de Gacel son letras negras con borde gris, una locura de detalle, no se ve, tengo el modelo en la mano y no se puede ver... Pero que lindo es saber que está.
Otro detalle, la línea en las ópticas traseras, ya que sean de dos tonos es algo elogiable, pero que además sumen una miníscula línea decolorada para simular la línea metalica que tenían los originales es superlativo.


Siguiendo con cosas buenas, las llantas, trabajan muy bien con la luz y en el juego de sombras ganan mucho realmente.
Nótese en la trompa el ángulo del extremo del guardabarros, debería estar inclinado hacia el otro lado ya que así parece un tanto más aerodinámico por decirlo de alguna manera.
La trompa, enmarcada con esos guardabarros, cuando aloja las ópticas lucen inclinadas hacia atrás.


Eso sumado a que las ópticas estaban muy embutidas le dan un aspecto europeo, extraño, como si le hubieran adozado la troma de un VW Jetta.
Ante de pensar que soy exagerado, aviso que el modelo que vé está modificado, no estaba de anímos de limar y volver a pintar la carrocería, pero le quité el frente completo, parrilla y ópticas, volviendo a ponerlas con un suplemento para que queden más adelante.


Un milímetro, un papel grueso, lo suficiente para que vuelva a calzar y luzca una parrilla más saltona como el original.
Las luces de giro que ahora sí asoman hacia los lados suma mucho al aspecto que se esperaba del modelo.


No es perfección, de ninguna manera lo es, pero rompe con es cadena de errores nacida en la matriz que pide al inserto frontal ir mas atrás e inclinado como si fuera un Renault 9.

Ser un Gacel... Verse como un Gacel... Por que es un Volkswagen... Y tiene con que...


Magníficent Volkswagen Gacel!

domingo, 16 de julio de 2017

Fiat 125 (1972) Autos Inolvidables Argentinos


Llegó el turno del 125, el "grande" de Fiat en los 70s.
Ya varias veces pasamos por el tema de la dificultad de Fiat para competir en el segmento de los vehículos grandes. Hoy estamos en un gris: Si se considera el 125 pensando en su motor decir que es un auto chico es ilógico, uno pensaría en un segmento mediano-grande poniéndolo junto a un 504 por ejemplo.


Por otro lado, sus dimensiones penalizan con lo antes dicho, si prestamos atención a las mismas diríamos que es un mediano-chico.
Es más, si lo pensamos con una mentalidad setentosa nos daría trabajo decir mediano.
Pero justamente la magia del 125 era esa: Motor potente en envase pequeño. Un motor potente, sediento, gastador en un modesto y cuadrado cuerpo de sedán.


Aquel cascarón que tenía vida tranquila cuando lo conocimos con el Fiat 1600 (el sucesor moderno del 1500) recibió la potencia que le faltaba: Lo que primero fué un "cambio de traje" del 1500 terminó en un par de años en un auto totalmente distinto cuando llegó la nueva planta motriz.


Igual decir 1972 es como decir estar a la vuelta de los 60s. Todavía hay formas de hacer las cosas y soluciones a la antigua: La suspensión trasera de elásticos y lo más extraño... un Fiat con tracción trasera.
El Fiat 125 es un auto muy conocido, pero a pesar de tener líneas sobrias prácticamente nació y murió así con ese aspecto, no se le prolongó la vida como a otros modelos de la marca ni recibió "actualizaciones" en plástico.
El mirafiori fué el que más lejos estuvo del concepto original, pero sólo fueron un par de molduras atrás y ópticas distintas adelante, solo un toque.


Muchas puertas para ser deportivo, muy gastador para uso familiar y cotidiano, el auto tenía problemas serios en esos dos puntos.
En los 70s se produjo un florecimiento de coupés que no volvió a repetirse hasta el momento: Desde grandes como la Chevy, el Torino y la Dodge hasta de menor embargadura como la Taunus y las coupes tan italianas de Fiat como la 1600 y la 125.
Pensar en un sedán deportivo frente a la existencia de deportivos era un razonamiento sinuoso... Y a Fiat le encantaba ese razonamiento.
"El pequeño que vence al grande" "El pequeño que esconde el motor más potente" Todo apunta a la grandeza de lo pequeño.
A fin de cuentas el 125 se consagró como auto familiar y su destino lo selló el precio del combustible. No puede un auto de consumo elevado formar parte de un familia modesta de clase media al menos que duerma en el garage todos los días, todo el día.


Pensándolo hoy... Si hubieran montado un motor de 128 en éste auto... Una versión por lo menos... Podría haber sido el Fiat Duna de los 70s? Cómo hubiera sido la historia?

Vamos con el modelo:


Dentro de la colección de "Autos Inolvidables Argentinos" se podría ubicar cómodamente en el promedio, es un modelo que no carga con errores y a la vez no sorprende con detalle alguno.


Salvo los limpiaparabrisas todos los demas insertos van al frente y parte posterior del auto.
Todo lo demás es matricería y vale la pena mirarla: las molduras del capot, sus formas son muy buenas en concordancia con la tapa del baul:


 Pero capot y baúl resultan poca cosa a la hora de ver la matriz dando vida a los laterales de éste 125:



 Pliegues de las chapas, puertas, picaportes, goteros del techo, la línea cromada que va de punta a punta... Incluso la diminuta parrilla en la base del parante del techo... todo es de la matriz.

Y el modelo así como se vé está lindo. Ahora éste mismo modelo pintado con un poco más de pintura pierde su encanto en dos segundos.
Mucha pintura, pintura gorda, mal pintado... Y éste 125 se transforma en una cajita celeste.


El inserto que todo lo hace: El plástico que involucra parrilla y ópticas delanteras todo lo puede, todo lo hace y todo lo logra.
Imagine por un momento pensar este modelo sin el mismo...


Atrévase a quitar la mirada de la parrilla y tendrá un modelo insulso, desierto, la corona sin joyas, eso es lo que nos queda.
La genialidad del modelo la encuentro en ese maravilloso inserto plástico.


La patente de Río Negro en color amarillo me resulta una rareza, más cuando desde el 69 estaban normalizadas las negras a nivel nacional... A menos que se trate de una patente especial (Gubernamental, Embajada, Servicio... Fiat 125 Presidencial de Río Negro...) Quién sabe!


En la parte trasera con el macro de la cámara se descubre un tesoro: Tampografía en tres tonos (gris, negro y rojo) representando la insignia. Las luces en dos tonos se agradecen pero se conforman con cumplir, la luz de la izquierda me da comezón...
La luz de retroceso en cambio... es el tumor que cuelga del paragolpes en el medio...



Por suerte adelante el modelo esta bendecido, es mucho más bonito adelante. Es más, en la vitrina los modelos se ubican mirando hacia adelante...

Y cuando llega la hora de la última foto... se hace con el modelo mirando hacia adelante...


Magníficent Fiat 125!